Sin categoría

SEGUIMOS RESTANDO A NUESTRA ECONOMÍA, A NUESTRO COMERCIO EXTERIOR Y A LA ESTABILIDAD DEL PAÍS.

En medio de la contingencia que representa para el país, el comercio exterior, los importadores y exportadores, y la población en general el bloqueo de carreteras, como Cámara Aduanera de Chile, vemos con mucha preocupación el estado en que se encuentran las conversaciones en medio del paro de camiones que ya se extiende por cuarto día consecutivo en el país.

Es un hecho claro que las preocupaciones que manifiestan los transportistas son reales, el efecto cambiario, las alzas de los combustibles que han sido constantes en el último tiempo y las amenazas constantes por falta de seguridad en ruta y terminales, son situaciones que deben ser atendidas y deben encontrar un punto medio en que se logren establecer acuerdos para trabajar, junto a la autoridad, en medidas que vayan en apoyo a subsanar los temas que plantean.

No obstante, tenemos que ser realistas también que esta situación genera un impacto desfavorable a todo el Comercio Exterior de nuestro país. En el inicio de la temporada de exportación de frutas y los demás productos tradicionales, lo que está pasando golpea y afecta aún más al mercado interno que ya está debilitado por los efectos inflacionarios y el descenso del consumo

Las importaciones que están detenidas en puertos y no pueden ser aún retiradas están generando, por una parte, extra costos al no poder salir hacia las bodegas de destino, lo cual encarece toda la gestión de los importadores, se debe sumar mayores costos por almacenamiento y el valor del demurrage por no cumplir con el retiro de la carga al momento del arribo de las naves al puerto.

El bloqueo de los accesos para llegar a los puertos y el transitar por las rutas con cargas que tenían ese destino, todo eso ya está generando pérdidas de mercancías por efectos de su mala conservación al cortar las cadenas de frío en que se conservan las productos y materias primas. Adicional a este problema, tenemos el desabastecimiento que un bloqueo como este acarrea a los diferentes puntos de venta de todo tipo de productos y mercancías y el impacto que esto tiene para toda la población de norte a sur de Chile.

Esto sigue sumando inestabilidad y tiene una implicancia directa en nuestra imagen país hacia el exterior, considerando además que, las naves que vienen con destino a nuestro país ya han cambiado sus rutas y la recalada de los barcos a nuestras costas están teniendo como punto de arribo los puertos de costas vecinas como Callao. Por lo tanto, esas mercancías tendrán que sumar un costo adicional para poder ingresar a nuestro país, con el riesgo de perder mercancías por los tiempos de espera hasta ser embarcadas y transportadas nuevamente por vías y medios alternativos.

Estamos en la temporada más sensible del comercio, ad-portas de las celebraciones del final de año, vacaciones, turismo y cruceros que ya han cambiado ruta y no llegarán a nuestras costas. Mantener un movimiento como este por más tiempo, solo seguirá restando y fraccionando nuestra ya debilitada economía, y el efecto negativo es transversal para todos.

El llamado que hacemos es tanto a la autoridad como a los transportistas a que retomen un camino de conversación y busquen, a través del diálogo, puntos de acuerdo para avanzar, los chilenos estamos lastimados por un sin número de situaciones internas y externas, tenemos que remar todos para un mismo lado si pensamos y entendemos que vivimos de nuestro Comercio Exterior, lo necesitamos día a día y avanzamos gracias a que nos reconocen y prefieren a nivel mundial por la calidad de todo lo que podemos ofrecer.

FELIPE SERRANO SOLAR
Presidente
Cámara Aduanera de Chile A.G

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *