Internacional

Puertos chinos registran retrasos peores que bloqueo del Canal de Suez

El puerto de Yantian presenta una congestión de carga que puede tardar hasta ocho meses en despejarse, período que coincide con el aumento de la demanda de fines del verano en Estados Unidos y Europa, cuando las tiendas se reabastecen con miras a la temporada navideña.

Así, la industria naviera mundial, ya agotada por la pandemia, las presiones inflacionarias y los retrasos en las entregas, enfrenta una nueva y dura prueba.

Cuando este puerto, uno de los más activos de China, anunció a fines de mayo que no aceptaría nuevos contenedores de exportación debido a un brote de Covid.19, se pensó que retomaría la actividad en pocos días, pero el cierre parcial se está prolongando, disparando los precios de los fletes, que llegan a cifras récord.

Y aunque el terminal aseguró que volverá a la normalidad a fines de junio, se calcula en varias semanas el despeje de la carga acumulada, con consecuencias para los puertos de todo el mundo.

“La tendencia es preocupante y la congestión incesante se está convirtiendo en un problema mundial”, dijo A.P. Moller-Maersk, el mayor transportista de contenedores del mundo, en un comunicado. 

Nerijus Poskus, vicepresidente de estrategia oceánica y desarrollo de transportistas de Flexport, expresó que la situación en el sur de China es otro de “una serie de desastres que hemos visto plagar la cadena de suministro global”, y calculó que la congestión en Yantian tardará entre seis a ocho semanas en superarse.

Ello es un problema mayor porque alcanza el período de mayor demanda cuando las tiendas de Estados Unidos y Europa se abastecen para la navidad.

PRESIONES INFLACIONARIAS

El transporte marítimo, normalmente barato e invisible para empresas y consumidores, se encuentra en su momento de costos más altos, lo que lo ha convertido en una amenaza para la economía global: es un lastre para el comercio y puede acelerar la inflación. En Estados Unidos, la Reserva Federal elevó sus pronósticos de inflación en parte por los cuellos de botella que provocan que la oferta no siga el ritmo de la demanda. 

Datos de Drewry Shipping muestran que las tarifas en varias rutas de contenedores siguen aumentando, incluido un aumento a US$ 11.196 por un contenedor de 40 pies de Shanghai a Rotterdam, es decir, casi siete veces más que hace un año.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *