Sin categoría

No hay consenso en relación a propuesta de un solo operador

Fuente: El Mercurio Valparaíso

La idea dada a conocer por EPV de proyectar la existencia de un solo operador para los terminales 1 y 2 de Valparaíso, pensando en la futura ampliación de la infraestructura portuaria, no genera consensos en el sector.

El presidente de la Cámara Aduanera, Felipe Serrano, señaló que más allá de la trascendencia de si se define una estructura de mono o multi operador para el Puerto, “el interés e importancia radica en fijar las reglas claras de su operación macro y su operación interna”. Agrega que “si con el nuevo modelo indistintamente del formato de operador, se establece un esquema claro, que se aplicado  en su amplia magnitud, en el que se potencien factores como la competitividad, eficiencia, tarifas razonables y se apliquen, respeten y cumplan las normas básicas del libre comercio y libre competencia, estaríamos sobre el punto clave que se debe abordar y priorizar” .

“Tenemos un Puerto que está relegado a un segundo plano, que reúne características únicas y que fue y debe ser una fuente de actividad al servicio de la región en todo sentido; acá está en juego ampliar la capacidad de recalada de naves, la provisión y abastecimiento, principalmente de la Región Metropolitana. Es una fuente de trabajo importante”, explica el líder gremial.

El académico de la Universidad San Sebastián y exsubsecretario de Transportes, Carlos Melo, opina que la lógica de generar una nueva concesión y entregarla a un operador distinto al que tiene el Terminal Uno “es generar un espacio de competencia entre los operadores, además de no restringir de alguna forma el acceso a un nuevo actor potencial”.

Esto, a pesar que reconoce que integrar la concesión de los dos terminales, podría generar ciertas economías de escala en la operación. “Tampoco tenemos que perder de vista que la competencia no sólo se da en el mismo puerto, sino que en la macrozona central, pero más allá de eso creo que sigue siendo mejor mantener la operación separada de los dos terminales”.

Junto con ello, considera que es clave primero ver lo que pasará con el Espigón en el marco del proceso de transición y también remarca el papel que puede tener el concesionario del TI (TPS). “Ya es un incumbente que tiene ventajas por su posición en el puerto, y por lo tanto, puede competir  de mejor manera que los demás en una eventual licitación”.

Para el secretario ejecutivo del Consejo Regional Logístico (Corelog), Javier león, la propuesta de EPV no es lo más relevante. “No creo que sea una mala idea, pero lo importante es que se decidan por una opción y materializarla para que se licite y concrete la ampliación portuaria en Valparaíso; es un buen punto porque si se unen los terminales puede haber una mejor competencia”.

Sergio Bidart, académico de la UV, destaca que la idea y espíritu del modelo actual es que haya dos actores y que compitan entre sí: “al tener desconcentrada la operación del terminal significa también  que toda la cadena se desconcentra, entonces da la oportunidad a nuevos actores”, aclara, añadiendo también que “con un solo operador hay mayores riesgos , por ejemplo, en caso de conflicto laboral”.

Para el experto y docente Caupolicán Guerra, el proyecto puede ser viable: “quizás el estar operado por un solo concesionario permita al puerto diversificar sus operaciones y no sólo centrarse en las cargas generales contenedorizadas. Es cierto que lo ideal es que exista competencia interna y externa. Sin embargo, los fallidos intentos de licitación del Espigón y las trabas impuestas por el entorno han dificultado concretar el proyecto”,

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *