Sin categoría

Jaime Farías Flores: “He tenido el privilegio de estar en los momentos más importantes de nuestra actividad”

“A la Cámara entré corriendo y quiero salir trotando”, cuenta con alegría Jaime Farías, también conocido como Don Jaime, quien luce radiante a pocos días de anunciar su retiro tras casi 47 años de servicio en la Cámara Aduanera de Chile. Ya tiene muchos planes para cuando concluya oficialmente su trabajo, entregando el quehacer del mes tal como lo ha hecho siempre, porque como él mismo afirma, “paciencia es lo que menos tengo”.

Fanático de los deportes, planea dedicarle más tiempo a la pesca de roca, actividad que practica en el borde costero desde Valparaíso hasta Concón; la natación en el mar, que ahora quiere combinar con el nado en piscina que quiere practicar en Playa Ancha; y la bicicleta, con la que llega pedaleando hasta Reñaca, aunque reconoce que el regreso subiendo hasta su casa en el cerro Alegre es la parte que menos le gusta.

Y entre sus planes, por supuesto que tendrá más tiempo para jugar con su pequeña nieta, Aurorita, de tres años y medio, que le despierta el brillo en los ojos cada vez que la menciona. Aurorita es la hija de su hijo mayor, Alejandro, y se siente sumamente afortunado de poder disfrutar a su nieta. Jaime tiene también una hija, Elizabeth, de quien aprendió cómo tratar con delicadeza al género femenino.

Porteño de corazón, “y wanderino”, dos cosas que para él son inseparables, confiesa que le gusta vivir en el cerro Alegre junto a su señora, con quien va a cumplir 44 años de matrimonio, porque vivir allí es como estar en un mirador, vista que le ha permitido observar la actividad portuaria a lo largo de los años.

Activo comentarista de la actualidad nacional, le interesa mantenerse informado e interactuar a través de las redes sociales: “me considero una persona al día en temas nacionales e internacionales”, comenta, mientras habla de la reforma a las pensiones y de la situación en China.

“Cuando chico quise ser marino”, revela con añoranza, “porque siempre me ha gustado la Armada”. Como Jaime suele ser muy decidido, apenas tuvo la edad suficiente se presentó en una postulación a la Escuela de Armamentos, pero luego se dio cuenta que él pasaría todo el tiempo estudiando mientras que en su casa, su hermano estaría descansando o jugando, así que desistió de postular e hizo el servicio militar en el Ejército de Chile, recuerda con mucho gusto.

Apenas terminó el servicio, entró a trabajar en la Cámara, la que recuerda que por esos años no tenía una sede gremial propia, y que sus gestiones las realizaba desde el estudio jurídico Guarello, en Valparaíso, donde le encargaban variados trámites todos los días y donde también reforzó aquellos valores que le inculcaron en su hogar, como la responsabilidad, constancia y disciplina. “Todos los días a las 7:30 de la mañana, sonaba el teléfono en la oficina.Yo contestaba y era mi jefe, que me llamaba todos los días a la misma hora para saber las novedades del día”.

Poco a poco, fue aprendiendo diversos temas aduaneros, e incluso tuvo a su cargo la impresión y distribución de manuales y compendios de normas aduaneras que los Agentes de Aduana y funcionarios pedían con frecuencia, medida que la actividad de los agentes evolucionaba rápidamente. “He tenido el privilegio de estar en los momentos más importantes de nuestra actividad”, señala con orgullo, y agrega que su trabajo le ha permitido conocer a prácticamente todos los Agentes de Aduana, y en muchos casos, a más de una generación de ellos.

Espera ser recordado por su perseverancia y por la responsabilidad con que ha asumido todas sus responsabilidades en estas casi cinco décadas. Recuerda con emoción a Silvia Rivas, ex funcionaria de la Cámara, quien le decía “a Jaime, todo lo que le encomienden siempre lo va a hacer bien”, dice con una amable sonrisa.

1 thought on “Jaime Farías Flores: “He tenido el privilegio de estar en los momentos más importantes de nuestra actividad””

  1. Un gran saludo a Jaime Farias, un profesional serio, responsable y una capacidad de llevar muy en alto su labor en Camara Aduanera de Chile, dio prestigio e imagen de esta asociacion gremial , traspasando durante el tiempo de permanecia su servicio al Comercio Exterior
    y a sus asociados
    Seguro que sus nuevos desafios como Abuelo y deportivos llenen su espiritu en union de sus su familia
    Atentamente
    BAZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *