Sin categoría

“Constrúyelo y vendrá”: Por una descarbonización consciente e integradora

Este año la Universidad de Chile publicó el estudio” Minería y Cambio Climático, ruta de transformación para una minería más limpia”, que reveló datos que llegan a confirmar lo que sucede hoy: el sector minero, al hacer uso intensivo de energía (situación que empeorará debido a yacimientos cada vez más profundos) requiere el desarrollo de tecnologías limpias, sobre todo al tener en cuenta que el cobre, al ser un metal clave para el impulso tecnológico experimentará un incremento de la demanda de cerca de 50% a nivel global.

La publicación indica que la minería chilena, que hoy es responsable directa o indirectamente de cerca del 21% de las emisiones de CO2 del país, no puede quedarse fuera de este compromiso global. Un compromiso que también arrastra rubros de gran escala como lo es el marítimo/portuario, protagonista del comercio exterior y del abastecimiento de la cadena de suministros.

Y este desarrollo comienza a visualizarse. Sin ir más lejos, Maersk está marcando pautas de progreso, al avanzar a grandes pasos hacia la carbono-neutralidad de sus operaciones (desafío cero emisiones al 2050), con el anuncio de la construcción de 8 portacontenedores impulsados por metanol, el primero de los cuales entraría en operación el 2024. El metanol, como combustible carbono neutral (que no es fósil) representa una fuente inagotable, a diferencia del gas, por ende hoy se habla de incluir en estas naves un segundo motor de manera de utilizar este combustible alternativo.

 

Reducir el impacto de la huella de carbono en el sector marítimo mundial es, en la actualidad, uno de los grandes desafíos adoptados por gran parte de las empresas y eslabones logísticos. En tal sentido los países de la Unión Europea junto con las Islas Marshall, que cuenta con el segundo mayor registro de buques del mundo, respaldaron el objetivo de reducir las emisiones entre un 70% y un 100% para 2050, en comparación con los niveles de 2008.

 

Asimismo, China en Asia, alcanzaría un peak en las emisiones de dióxido de carbono antes de 2030 y la neutralidad de carbono antes de 2060. Por  primera vez el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo se ha comprometido a poner fin a su contribución neta al cambio climático.

En esa senda, según declaraciones del gerente comercial de Green Logistics, Ricardo Riesco, “la carbono neutralidad, en el sector marítimo, dependerá del compromiso que asuman las compañías, admitiendo de paso, que aún falta tiempo para lograr cero emisiones. El mercado o la industria en general irán exigiendo gradualmente este cambio. Por ejemplo, en CMA CGM, que mantiene una flota de cerca de 400 naves y ya empezaron a operar naves con GNL con el viaje inaugural de la motonave Jacques Saade, este año tienen considerado tener en operación seis naves operadas a través de GNL, así como hoy también lo está haciendo Maersk”.

El progreso de la industria naviera, en este ámbito, será gradual, contemplando un cambio total ya para la década del año 2050, desde donde el escenario marítimo mundial pasaría a carbono neutro, con naves que avancen junto a energías limpias. Grandes desafíos vienen por delante, en materias de responsabilidad del entorno ambiental, de costos y de riesgos que a futuro pueden afectar la integridad de las personas, y que hoy es compromiso de los grandes rubros mundiales.

Fuentes:

Mas Container

Estudio Universidad de Chile 2021 Minería y Cambio Climático

Mundo Marítimo

Prensa Cámara Aduanera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *