Sin categoría

La pandemia de la internación ilegal

Doscientos once millones de pesos en pistolas eléctricas, linternas de descarga y gas pimienta correspondientes a 12 mil artículos – prohibidos por la Ley de Control de Armas y Explosivos- fueron incautados hace unos días en San Antonio, situación que nuevamente enciende las alarmas de los organismos públicos y privados. La seguidilla de sucesos de esta índole parecen ser, hoy en día, devastadores en términos de estadísticas, situándose así dentro de las temáticas de mayor contingencia a nivel mundial.

Informes de Naciones Unidas señalan que, producto de la alteración de las formas de vida tras la pandemia, la alicaída economía global, las restricciones impuestas a la movilidad, el alza del desempleo y la falta de oportunidades, entre otros aspectos, generaron escenarios altamente vulnerables, donde el contrabando de artículos ilegales es parte de la escena de cada día a nivel mundial; además hoy se ve un mayor ingreso de cargas sospechosas por vía marítima lo que posibilitaría, aún más, el ingreso ilícito a las fronteras de cada nación. Un relato que, a grandes rasgos, es devastador.

Situación similar ocurre con las drogas. Sin ir más lejos, el Director de la Unidad Especializada en Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas del Ministerio Público, Luis Toledo, a través de la Fiscalía Nacional, ha señalado en su informe “Observatorio del Narcotráfico”, que “en nuestro país se vive un profundo proceso de cambio de este fenómeno delictual, así como en los delitos asociados a la narcocriminalidad, y consideramos nuestro deber ponerlo en conocimiento de todos quienes deben lidiar día a día con sus efectos, desde la violencia que afecta a nuestros barrios, hasta el devastador daño del consumo en nuestra población, en especial, adolescentes y niñas y niños”.

En los últimos años, además, se ha puesto en evidencia, por parte de PDI, la incursión del narcotráfico en el negocio ilícito del contrabando de cigarrillos: las cifras de 211 cajetillas incautadas en 2015 subió alrededor de 10.000 veces en los últimos 4 años, lo que hace redoblar los esfuerzos en estas materias, ya que es uno de los productos más demandados por la población.

Aduanas, en este tema, juega un rol protagónico. Ya en mayo de 2021 entro en vigencia la Ley 21.336 que modifica la Ordenanza de Aduanas respecto de sanciones al delito de contrabando y también en materia de Renuncia a la Acción Penal, con el fin de contar con herramientas más eficientes para combatirlo. La normativa busca que los responsables de delitos de contrabando de mercancías afectas a tributación especial o adicional tengan una mayor sanción a las que contemplaba el ordenamiento jurídico, estableciendo tramos diferenciados.

El detalle indica que cuando el contrabando sea por menos de 10 unidades tributarias mensuales (UTM), la pena de multa será entre uno y cinco veces el valor de la mercancía. En caso de reincidencia, y cuando se trate de tabaco y sus derivados, bebidas alcohólicas, fuegos artificiales, productos farmacéuticos y juguetes, se aplicará, además, la pena de presidio menor en grado mínimo, es decir, de 61 a 540 días.

Cuando el monto del contrabando sea entre 10 y 25 UTM, se aplicará la misma multa más presidio menor en grado medio (541 días a tres años). Para los delitos por sobre las 25 UTM la multa se mantiene, pero el presidio menor pasa a sus grados medio a máximo (541 días a cinco años).

Además, establece como agravante especial cuando los productos estén afectos a tributación especial y adicional, como el caso del tabaco y las bebidas alcohólicas, y cuando exista reincidencia. En este último caso, también aumenta el valor de la multa, que irá entre 2 a 5 veces el valor de la mercancía.

El Servicio Nacional de Aduanas, se encuentra altamente comprometido con el desafío y ardua tarea que significa fiscalizar mercancías con un enfoque transversal que considere varias aristas en materia de tráfico de estupefacientes y en especial de drogas y artículos ilegales. La ruta del contrabando es extensa y cambiante, pero se sabe que los productos son fabricados, en su mayoría, en países como China o India e ingresan desde Bolivia y Perú, en pequeños transportes, formando caravanas hasta algún lugar de acopio desde donde son recogidos y transportados por camiones más grandes, con destino a la zona central y sur.

Desde este escenario el análisis e inteligencia policial, como elementos claves para el desarrollo de una investigación profesional de los delitos, ha permitido al área especializada dar respuesta a una ilegalidad compleja y cambiante, mediante el oportuno rediseño de las estrategias investigativas

Que dice el Informe Narcotráfico Vía Marítima 2021

En efecto, si bien la internación de drogas siempre se ha caracterizado por la rápida adaptación a la variación de las condiciones de seguridad que adopta el Estado, con el objeto de transgredirlas y así alcanzar sus ilícitos objetivos, durante estos dos últimos años dicha dinámica se ha visto incrementada con mayor fuerza, por la utilización de los espacios marítimos a través de nuevas modalidades.

La guerra comercial entre China y EE.UU., iniciada a principios del 2018, prontamente comenzó a delinear lo que vendría a constituirse en un alicaído comportamiento comercial a nivel mundial, afectando particularmente a Chile, dado que ambas potencias constituyen los dos mayores socios comerciales del país. Lo anterior determinó, en la práctica, una baja en la cantidad de recaladas de naves, y por ende, una importante reducción en la transferencia de mercancías y un reordenamiento global de los procesos de gestión de cargas, con el objeto de optimizar los espacios al interior de los contenedores al ser embarcados.

Es el año 2020, particularmente durante su primer semestre, que el transporte marítimo vino a marcar un cambio en la mecánica vinculada al tráfico de drogas por esta vía. En este sentido, entre algunos de los elementos que modificaron el escenario vinculado al citado fenómeno, se encuentran principalmente los cierres de las fronteras terrestres y aéreas, como medida de protección, ante la pandemia mundial. Lo anterior determinó que particularmente el año recién pasado, se manifestara en Chile una escasez de drogas en el mercado nacional y gatillando a su vez, una importante demanda y aumento del valor comercial de esta, situación que conllevó a las organizaciones de narcotraficantes a considerar a los servicios marítimos como una oportunidad real para el transporte de grandes volúmenes de drogas, para el consumo interno como también para su reenvío a países objetivos de otros continentes.

La señalada situación, determina un punto de quiebre en la lógica que el Estado había venido enfrentando respecto del narcotráfico por vía marítima. Es así como la imagen de país no productor de drogas, la reducción inicial de la oferta de estupefacientes a nivel nacional, así como otros factores del ámbito internacional, conllevan una marcada evolución, respecto a una mayor frecuencia a las registradas el 2019 y en años anteriores.

Fuentes:Cooperativa

Epicentro Chile

Informe Fiscalía 2021

Prensa Cámara Aduanera

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *