DestacamosNoticiasNoticias generales

Intercambio comercial entre Chile y Bolivia disminuye 31,6% entre 2013 y 2017

Una caída de 30% ha tenido el intercambio comercial de Chile y Bolivia entre 2013 y 2017. El inicio de este retroceso coincide con la fecha en que Bolivia interpuso una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para obtener una salida al mar. Fue en junio de 2013 cuando el país altiplánico recurrió al organismo, que hoy dará a conocer el esperado veredicto.

Ese año, la cifra de exportaciones e importaciones entre ambos países llegó a US$ 1.931 millones para caer a US$ 1.321 millones en 2017. Lo anterior implica una disminución en el intercambio comercial de 31,6%.

En el caso de las exportaciones chilenas hacia Bolivia, en el año 2013, el volumen de envíos alcanzaba US$ 1.786 millones. En 2014, la cifra había experimentado una caída de 4,8%, hasta los US$ 1.702 millones. Un año después, en 2015, la disminución se agudizó, precipitándose 24,5% en el año, con envíos por US$ 1.286 millones. El año pasado, la cifra de exportaciones cerró en US$ 1.202 millones, lo que reflejó un retroceso de 32,7% en los cuatro años.

A la hora de analizar las importaciones de mercancías bolivianas a Chile, en 2013 la cifra alcanzaba los US$ 146 millones y registró un aumento hasta los US$ 161 millones en 2014. Sin embargo, en los siguientes tres años, la actividad de las importaciones tomaría la misma dirección que las exportaciones, cayendo 26,1% para 2017, llegando a un total de US$ 119 millones y con algunas leves fluctuaciones año a año.

A juicio del ex director de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) y consultor en comercio internacional, Andrés Rebolledo, los efectos de la demanda boliviana en el comercio entre Chile y Bolivia, y la incertidumbre respecto de esos temas, “pudo tener algún tipo de impacto en el comercio. Lo que uno espera, a propósito del próximo lunes (hoy), es que se retome el rumbo para tratar de avanzar en el intercambio económico con más confianza”.

Por su parte, el economista y profesor del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile Rodrigo Contreras, dice que el carril comercial que hay con Bolivia ha ido en paralelo al tema político de las disputas respecto al acceso marítimo. “Hay una cosa que es indudable y es que el mal ambiente político que se ha generado, a partir de Bolivia, contribuye también al ambiente de negocios”, dice Contreras. “Quieras o no, esta disputa territorial, indirectamente afecta también al ambiente de negocios y comercial”.

“En Bolivia es muy difícil instalar una empresa”

Otra área que se ha visto afectada por las tensiones geopolíticas entre Chile y el país altiplánico es la de inversiones. Según Invest Chile, citando los registros del Fondo Monetario Internacional (FMI), “el año 2016 el desembolso nacional en Bolivia fue US$ 249 millones (…), en tanto que el vecino país informó que la inversión en suelo chileno totalizó US$ 23 millones. Sin embargo, US$ 22 de esos US$ 23 millones corresponden a instrumentos de deuda emitidos probablemente por una empresa chilena, con filial en Bolivia, y por motivos contables aparecen como inversión extranjera directa boliviana”.

Respecto a la inversión, el ex director de Direcon, Andrés Rebolledo, dice que “Chile tiene una baja presencia de empresas en Bolivia. Ahí, probablemente, hay una correlación entre la política con el aspecto económico. Lo que hay son distribuidores o representantes, pero no empresas instaladas generando procesos productivos”.

En tanto, el presidente de la Cámara de Comercio de Arica, Aldo González, advierte que instalarse con una empresa en Bolivia resulta muy difícil. “No hay estímulos para los productos chilenos, a diferencia de lo que sucede en Perú, donde sí llegan bastantes inversionistas nacionales”, concluye.

GAS NATURAL
Es el principal recurso de exportación boliviano a nivel mundial.

Fuente: El Mercurio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *