NoticiasNoticias generales

Expectativas alcistas para el dólar en 2019 dominan entre analistas extranjeros

Por persistencia de turbulencias financieras y guerra comercial. No obstante, entre estrategas locales destacan escenarios de ganancias para el peso, apostando al plan de estímulo en China. Las apuestas van de $620 a $730.

El año que termina fue ganado con ventaja por los alcistas del dólar, los estrategas que apostaban por un incremento en el precio local de la divisa. Pese a que algunos pensaban que una recuperación en el precio del cobre y el creciente déficit fiscal en EE.UU. jugarían a favor del peso este año, sus proyecciones fueron superadas por los hechos. El alza del costo del dinero, la debilidad de los países emergentes, la caída de las materias primas y la volatilidad global generada por la guerra comercial y otros eventos geopolíticos llevaron al dólar a subir en $80 en lo que va de año, hasta los actuales $690.

Gran parte de quienes acertaron al apostar por este escenario creen que se repetirá el año que viene. “Esperamos que el peso se debilite aún más el próximo año”, dice desde Londres Edward Glossop, economista para Latinoamérica de Capital Economics, firma de research de origen británico, presencia en distintas capitales del mundo. “Esto se debe, en parte, al deterioro general del apetito por riesgo que esperamos como resultado del menor crecimiento en China y EE.UU.”, dice Glossop, quien ve el dólar cerrando 2019 en $710.

“Una de las grandes preocupaciones que vemos en Chile está en las tensiones que existen entre EE.UU. y China”, dice Carlos Carranza, estratega de divisas para mercados emergentes de JPMorgan, quien espera que el dólar se sitúe en $720 a mediados de 2019.

“Con una guerra comercial que parece no tener pausas, durante el primer semestre, el dólar oscilaría entre $690 y $720, dependiendo de las tensiones comerciales. El segundo transaría entre $700 y $730”, dice Miguel Medell, director para Latinoamérica de Omega IGF, una consultora española.

“Ojalá que se arregle el problema entre Trump y los chinos, pero no es mi escenario base”, dice Arturo Curtze, analista senior en Alfredo Cruz y Cía., quien en septiembre proyectó un dólar cerrando el año en $715. “En 2019, va a tener un piso de $700 y puede seguir subiendo hasta $730, que es donde podría cerrar el año”.

El factor cobre

A nivel internacional, el peso chileno es visto como una moneda commodity , por lo que su desempeño se asocia a lo que ocurra con el cobre (ver gráfico). En su más reciente Informe de Política Monetaria, el Banco Central proyectó que el metal promediará US$ 2,85 la libra en 2019, bajo los US$ 2,96 de este año a la fecha. Este lunes, la materia prima cerró en US$ 2,69.

Tanto JPMorgan como Capital Economics esperan una estabilización de los precios del metal. “Para el cobre nuestros analistas ven en US$ 6.600 la tonelada métrica a mediados del 2019 (en torno a US$ 2,99 la libra)”, dicen desde el banco estadounidense.

No todos lo ven así. “El cobre oscilará entre US$ 2,50 y US$ 2,86 la libra en el primer semestre de 2019”, dice Medell, de Omega IGF.

Carlos Carranza, estratega de divisas de JP Morgan (quien prevé un dólar en $720 a mediados de 2019), cree que serán las turbulencias globales, en conjunto con la Fed, los factores que mantendrá arriba al dólar el próximo año. Otros apuntan más ampliamente a las dificultades globales para presagiar un dólar fortalecido.

Las apuestas por el peso

Pese a que el alza del dólar domina entre los analistas extranjeros, la visión de un peso que se fortalece sigue muy presente en el mercado local. “China ha expresado sus intenciones de aplicar un estímulo fiscal en el primer trimestre, lo que puede ser positivo para los precios de commodities “, dice Felipe Jaque, economista jefe del Grupo Security. “Nuestras proyecciones hacia fin de año son de $640, sujeto a que el país asiático concrete sus planes”, precisa.

“Estimamos que la paridad peso-dólar converja hacia niveles de $650-660 el próximo año”, dice Felipe Guzmán, economista senior en Credicorp Capital. “El ritmo más pausado de alza de tasas por parte de la Fed, un mayor apetito por riesgo, un leve aumento en el precio promedio del cobre, el ciclo de normalización monetaria del Banco Central de Chile y un crecimiento doméstico en torno o sobre el potencial justificarán una paridad más apreciada”, señala.

Mayores tasas de interés en Chile frente a EE.UU. favorecerían la entrada de dólares al país (en búsqueda de mayores retornos), creen algunos. “Mi apuesta es que la Fed subirá menos agresivamente la tasa el 2019, entre una y dos subidas, y el Banco Central de Chile debería elevarla tres veces”, dice Matías Urrutia, gerente de mercados financieros en Vantrust. “Adicionalmente, China comenzará a tomar acciones para entregar mayor liquidez y así potenciar su crecimiento”, agrega Urrutia, quien proyecta un dólar en $650 a mediados de año y en $635 a fines de él.

“El gallito entre mercado y la Fed empezó”, dice Alejandro Rubinstein, gestor en Latam Wealth y exjefe de la mesa de dinero de Citigroup para la región. “Ahora este le pide tasas más bajas y menos apuro con su balance de deuda, en el futuro le pedirá que vuelva a los QE (estímulos excepcionales)”. El gestor espera que la Fed impulse un solo aumento de tasas en 2019 y que el dólar se sitúe en $670 a mediados de 2019, para cerrar en $660.

La posibilidad de que China estimule su economía para enfrentar los efectos de la guerra comercial es uno de los grandes argumentos de los bajistas del dólar. “China tiene un plan B”, dice Eduardo Orpis, gestor de renta fija y divisas en Gemines Consultores, quien ve el dólar cerrando el año entre $640 y $650. “Además, Chile está creciendo por sobre el mundo y es la economía más beneficiada con una caída del petróleo”.

La esperanza de un repunte en los mercados emergentes también favorece a los alcistas del peso. “En el corto plazo, el dólar va a estar bajo presión por todo lo que está pasando entre la Fed, la guerra con los chinos y el ruido en Europa, pero creo que ha aguantado bien esta zona entre $660 y $700”, dice Fernando Montalva, analista de divisas. “Yo estoy apostando por emergentes para el 2019, y más adelante: EE.UU. tiene problemas estructurales que van a generar salidas de flujo hacia otros lados y no creo que Europa sea una buena alternativa para ello. Entre mediados y fines de año, el dólar debería tender a romper los $660 y seguir rumbo hacia los $620”, señala.

 

Fuente: El Mercurio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *