Cámara al día

Empresa exportadora de biotecnología aconseja no poner límites a la innovación y centrarse en el cliente

Cada año, 25 millones de personas son testeados con los reactivos desarrollados por Kura Biotech, empresa que desde Puerto Varas exporta al mundo productos de alta tecnología y valor agregado. Su experiencia de éxito basada en la innovación y objetivos claros fue relatada por su fundador y director científico Manuel Rozas, en la décimo octava jornada del Ciclo de Sesiones Virtuales de la Cámara Aduanera de Chile.

“Somos un emprendimiento de regiones en un país donde la biotecnología es poco conocida, por lo que hay una fuerza de convicción interna, hay que primero decidirlo para luego lograr las cosas”, aseguró Rozas.

La idea que dio origen al emprendimiento fue la convicción de que había un valor en los desechos del procesamiento del abalón rojo, un molusco cultivado en el sur de Chile. Tras varios años de investigación, la empresa logró extraer una enzima que se usa para hacer test de drogas y doping en deportes, y comercializarla en Estados Unidos con gran éxito.

“Para tener una noción, hasta el año pasado, pre Covid, la epidemia más mortal que había tenido Estados Unidos eran las sobredosis por drogas legales o ilegales, por gente que se hace adicta a alguna droga porque inicialmente las toman para tratar algún dolor crónico. El año 2017, 70 mil personas murieron solo por sobredosis de opioides”, aclaró. Por ello, el mercado norteamericano requería de la posibilidad de contar con testeo rápido y masivo, y ahí estuvo la oportunidad de Kura Biotech.

“Eso fue lo que gestó que este negocio en potencia se transformara en empresa. Llegamos a identificar ciertas cosas y estuvimos listos para cuando hubo una oportunidad de mercado”, dijo Rozas.

Hoy, sus reactivos se usan en el testeo de 25 millones de personas al año en todo el mundo, la empresa –que continúa teniendo sus laboratorios de investigación y producción en Puerto Varas- abrió una oficina en Estados Unidos, tiene presencia en más de 15 países, cuenta con la certificación internacional ISO 9001-2015 y desarrolló filiales para las áreas de toxicología, genética y proteómica.

Contó que “Kura, desde el día uno, nace para exportar. Hasta el año pasado, nunca habíamos vendido en Chile, cada venta que hacíamos era una exportación. Partimos con un laboratorio en la cocina de mi casa, siempre exportando, porque yo desde el principio tenía la convicción de que las herramientas modernas realmente nos conectaban con el planeta. Internet, los TLC firmados, los couriers, hay una serie de condiciones que a mí me hacían creer que uno podía tener un negocio internacional desde un lugar distinto a lo normal, aun un negocio de alto grado de tecnología como una empresa biotecnológica asociada a la producción de enzimas”.

A raíz de la pandemia, la empresa desarrolló dos kit de testeo rápido, masivo y de menor costo que los presentes en el mercado, los que se están aplicando en distintos grupos de la población.

Rozas detalló que los factores que destacan a la empresa y que han sido claves en su éxito son un espíritu sin limitaciones autoimpuestas, estándares sin disculpas ni excusas, enfoque en el cliente y sus necesidades, y una estructura y mentalidad ágil y liviana que permita hacer cambios rápidos cuando sea necesario. “Cuando estás innovando es muy probable que te equivoques, por lo tanto, trata de equivocarte rápido y barato”, aconsejó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *