NoticiasNoticias generales

Desde hoy comienza a regir en Chile el Convenio Laboral Marítimo de la OIT

Tras cumplirse un año del depósito del documento que ratifica el compromiso para su cumplimiento.

Durante esta jornada comenzó a regir en Chile el Convenio Laboral Marítimo, recopilación de normas que en el año 2006 promulgó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que es considerado el cuatro pilar fundamental del derecho marítimo internacional (los otros tres son el SOLAS, MARPOL y el STCW). “Chile había ratificado estos tres convenios y faltaba este cuarto. Es decir, teníamos una mesa de tres patas, una mesa coja”, indicó a MundoMarítimo, Ricardo Tejada, gerente general de la Asociación Nacional de Armadores de Chile (ANA), quien destacó que la importancia de este convenio es que “fija un piso mínimo de condiciones laborales para toda la gente de mar embarcada, oficiales y tripulantes”.

En Chile, pese a cumplir con todas las exigencias con creces, no éramos reconocidos afuera por no formar parte del Convenio que fue ratificado en 2013 a nivel internacional”, indicó Tejada, quien apunta que esta situación implicaba que “afuera nos miraran con otra cara y que nos fiscalizaran”. Esto, pese a que los buques chilenos se certificaron de manera voluntaria mediante las firmas clasificadoras internacionales, lo que sin embargo distaba de la situación ideal que era ser parte integrante del convenio, explicó.

En 2015 la ANA inició las gestiones para solicitar al Estado la ratificación del convenio y, según detalló Tejada, luego de muchas negociaciones, conversaciones con políticos y gente de Gobierno se inició el trámite legislativo a fines de 2017. Tras su aprobación en el Congreso, el Gobierno hizo el depósito del documento ante la OIT el 22 de febrero de 2018, con lo cual debía transcurrir un año para que el Convenio entrara en vigor.

Mesas tripartitas

Para lograr esta ratificación- explicó Tejada- se realizaron mesas de trabajo tripartitas, donde estuvieron presentes trabajadores, armadores y el Gobierno. “Se revisó todo el Convenio y se verificó que cumplíamos con creces en todo” y puntualizó que el único aspecto queque quedó por revisar en la legislación es el hecho que en Chile se otorgan ocho horas de descanso en un día calendario y en los convenios internacionales se señala que son 10 horas descanso- separable en dos tramos- pero en un periodo de 24 horas, “lo que en esto momento en Chile es impracticable”, apuntó.

Otros aspectos que se revisaron fueron la edad de los trabajadores, el acceso a salud, a beneficios, a bienestar, a rancho y a sueldos. “En todo eso cumplimos y, por lo tanto, como Armadores no teníamos ningún problema en que entrara en vigor”, sostuvo Tejada, quien destacó que el Convenio ha sido ratificado por 92 países, entre ellos: Alemania, Argentina, Bélgica, Bulgaria, Francia, Finlandia, Malta, Noruega, Rusia y Suiza, “en el fondo, los países más desarrollados y marítimos del mundo”, aseguró.

Ricardo Tejada indicó que “ahora (con nuestros buques) iremos al extranjero con un certificado que nos avala y que dice que Chile es parte de este Convenio y eso nos deja en mejor pie”. Agregó que “somos una marina mercante con 200 años de antigüedad y tenemos que estar en primer nivel en todo orden de cosas: seguridad, cumplimiento, tipos de buque, comercio, etc.

Tejada explicó además que le corresponde al Estado designar a una autoridad competente para velar por el cumplimiento del Convenio, en este caso Directemar, la que a su vez tiene la atribución de delegar a las firmas clasificadoras internacionales la tarea de certificar y fiscalizar a las naves.

Cabe señalar que este convenio aplica para todos los buques que no navegan en aguas interiores, sino que sólo para aquellos que operan en aguas abiertas.

Desafíos pendientes

En cuanto a otros acuerdos pendientes en ser ratificados por Chile, Tejada destacó el decreto supremo 90 que es el que regula la formación y titulación de la gente mar embarcada, subsidiario del convenio internacional del STCW y que lleva muchos años en tramitación; además del Convenio del Fondo de 1992, que está listo para la firma del Presidente, pero donde- indica Tejada- “falta una legislación complementaria y en la que hemos estado trabajando con el Ministerio de Relaciones Exteriores, con la Armada y con distintas instituciones”.

Como último desafío, Tejada mencionó la tarea de seguir fomentando y desarrollando la competitividad y desarrollo de la marina mercante chilena: “Tenemos una potencialidad muy grande, tenemos una carretera marítima infinita solo limitada por nuestra capacidad portuaria, por lo que yo insto al Gobierno a fomentar a la marina mercante nacional. Bienvenida sea la competencia, pero siempre y cuando sea en igualdad condiciones”, recalcó.

Fuente: Mundo Marítimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *